Escudo de la República de Colombia

Esa fue una de las ideas que surgió luego del desarrollo del III Curso de Patrimonio Geológico, evento que se llevó a cabo la semana pasada en el Auditorio Alejandro López. Más de 70 personas se congregaron en este encuentro.

 

Para Albeiro Rendón, profesor adscrito al Departamento de Geociencias y Medio Ambiente y organizador del encuentro, el objetivo principal era discutir el concepto de geoparque, como una estrategia para la conservación y divulgación científica de la geología en la sociedad, aportando a la generación de un desarrollo local de las comunidades y de esta forma mejorando su calidad de vida.

 

Durante sus dos días de agenda expertos internacionales en el tema como, Asier Hilario Orus, director científico del geoparque Unesco de la costa Vasca,  debatieron en torno al panorama de geoparques en el mundo. Él, quien es doctor en Geología aseguró que “un geoparque es un territorio que tiene un patrimonio geológico, es reconocido internacionalmente y utiliza ese patrimonio geológico para el desarrollo local del territorio a través del geoturismo, y a través de la educación, entendido el geoturismo no como una interpretación de la geología, sino como algo holístico, sobre como la geología condiciona los paisajes, la biología, la cultura y la historia”.

 

Agregó que el concepto de patrimonio geológico es prácticamente nuevo, sin embargo poco a poco está entrando en la mayoría de los países, “es por esa razón que este tipo de eventos se convierten en el mejor escenario para socializar sus concepciones e intercambiar experiencias con los entes gubernamentales, empresarios, profesores y estudiantes”.

 

Al respecto, Rendón afirmó que asistieron 70 personas de diferentes perfiles profesionales, como agentes turísticos, profesionales en la evaluación de impactos ambientales, delegados de la Secretaría de Planeación del municipio de Medellín. Para el profesor fue un gran acierto la temática de geoparques teniendo en cuenta la coyuntura que atraviesa el país en temas ambientales, específicamente por la industria minera y el posconflicto.

 

Desde el 2013 la Facultad de Minas de la Sede Medellín se vinculó con la Reserva Natural Río Claro, para trabajar en investigaciones académicas, luego el municipio de San Luis se enteró de esos trabajos y se unió junto con Cocorná, San Luis, Puerto Triunfo y San Francisco, además de los privados como el gremio hotelero, Cementos Argos, entre otros. Para que la reserva sea declarada geoparque se necesitan el aval del Gobierno Nacional, departamental y de las alcaldías que tienen jurisdicción en esa zona

 

“Se unieron muchas voluntades para pensar en proyecto de región entorno al turismo ecológico, de aventura y geológico. Fue en ese momento que comenzó la iniciativa de convertir a la reserva en un geoparque”, explicó el profesor.

 

La UN es quien liderará la propuesta técnica y hará el inventario de los elementos geológicos de interés patrimonial. “Antes de febrero del 2017, tanto el Gobierno Nacional, alcaldías y gobernación deben firmar una carta de compromiso y de unión de voluntades, ese trámite demora un año. Luego se cuenta con otro año para la construcción de un documento técnico de factibilidad de proyecto, éste debe contener un inventario geológico, definición de actividades económicas y cómo se articularían al geoparque, además de las propuestas productivas para esa región, por ejemplo los paquetes turísticos que actualmente se ofrecen”, explicó el profesor.

 

Finalmente dos delegados de la Unesco evalúan la propuesta, luego visitan la reserva y sobre marzo de 2019 se tendría una respuesta oficial. Según Hilario Orus un geoparque no tiene barreras, es gratuito y abierto a cualquier tipo de personas, “es un territorio que tiene un patrimonio geológico de relevancia internacional y que utiliza ese patrimonio geológico, lo explota de una manera sostenible para el bien común. Es un lugar donde la gente se tiene que beneficiar de las actividades que se generen en ese geoparque a través de los visitantes”.

 

La iniciativa de los geoparques nació en el 2001 con 4 ubicados en Europa: España, Francia, Grecia e Inglaterra. Actualmente hay 120 y en, Latinoamérica solo hay dos, en Brasil y Uruguay; y otros dos en candidatura, Ecuador y 2 en México.