Escudo de la República de Colombia

Se trata del Valle de Aburrá con el oriente cercano (Valle de San Nicolás), el occidente y el norte de Antioquia (Llano de Ovejas).

 

La población de Medellín pasará de 3.777.099 a 7.484.442 para el 2066, casi la población que tiene hoy Bogotá. Por esa razón, el director del Departamento de Ingeniería Civil, Jorge Eliécer Córdoba Maquilón, planteó un proyecto de investigación en el que se preguntó, ¿cómo albergar la población del Valle de Aburrá en los próximos 50 años, teniendo en cuenta las problemáticas actuales: contaminación, congestión, demanda de servicios y accidentalidad ?.

 

Según Córdoba Maquilón no se puede esperar a que llegue ese momento, se debe planificar desde ahora y por eso nació esa propuesta. Hay que pensar en una manera en la que haya una movilización de pasajeros y carga rápida, cómoda, segura y confiable.

 

Para ello es necesario generar un proceso de planificación que pueda conectar eficientemente los 4 valles: occidente cercano: Liborina, Olaya, Sopetrán, San Jerónimo, Santa Fe de Antioquia; el sector “Llano de Ovejas”: San Pedro de los Milagros, Entrerríos, Santa Rosa de Osos, Don Matías;  Valle de San Nicolás o de Rionegro con municipios como Guarne, El Carmen de Viboral, El Retiro, El Santuario, Marinilla, La Ceja, La Unión, Rionegro y San Vicente; y los municipios que conforman el Área Metropolitana desde Barbosa hasta Itagüí.

 

El crecimiento poblacional del Valle de Aburrá es del 1,3%. Esto ha producido migración de personas de Medellín hacia otros municipios como Rionegro o San Jerónimo, entre otros. “Este proyecto es un sueño, pero no es lejano, pues ya se está viviendo un fenómeno de migración. Es posible albergar la población del futuro utilizando estos cuatro valles, e igualmente reduciendo las problemáticas que actualmente aquejan a la población”, manifestó el director.

 

Agregó que el objetivo de la propuesta es construir un sistema de planificación, administración y Ordenamiento Territorial, para los 4 valles y conectarlos intermodalmente para atender las problemáticas con estrategias como: construir áreas metropolitanas, planes de desarrollo, organizar el territorio e implementar sistemas de transportes sostenibles, amigables con el ambiente e innovadores.

 

En el aspecto de movilidad el proyecto plantea trenes suburbanos, cables, y sistemas de transporte férreos. “Es una función de la academia y de la universidad aportar este tipo de proyectos para el beneficio de la comunidad”, explicó Córdoba Maquilón.

 

“Un ejemplo es conectar el Aeropuerto Internacional José María Córdova de   Rionegro con el Valle de Aburrá mediante un tren liviano, ligero que funciona por cables con una velocidad de 40 kilómetros y una capacidad para 3.000 pasajeros, para un recorrido final de 30 minutos. La idea es que éste se conecte con Santa Fe de Antioquia, San Jerónimo, San Pedro de los Milagros y la subregión norte del departamento”, expresó el docente.

 

Asimismo se pretende crear un sistema o tren suburbano que vincule a Santa Fe de Antioquia con el puente de Occidente, Olaya y Liborina con un trayecto de 8 kilómetros aproximadamente. Además se piensa en un cable que enlace a Don Matías con Barbosa y otro cable para llegar a Guarne y el oriente cercano.

 

Según Córdoba Maquilón las anteriores son propuestas que se han venido trabajando con estudiantes de maestrías, especializaciones y doctorados; son posibles y futuristas. “Se contempló también conectar a Medellín con Cartagena mediante un tren, y asimismo con Urabá, Bogotá y Quibdó-Nuquí (Puerto de Tribugá).

 

Finalmente en el proyecto está estipulado la creación de dos aeropuertos más, uno en el occidente de Antioquia y otro en el sector conocido como Llanos de Ovejas.