Escudo de la República de Colombia

Una de las exigencias para llevar a cabo esta tarea era reducir los costos a los productores de trucha que necesitaban esa tecnología.

Diseñar un sistema de refrigeración amigable con el medio ambiente, eficaz, e innovador para una planta de producción piscícola, ubicada en el municipio de San José de la Montaña, norte de Antioquia, fue el reto que planteó la Gobernación de Antioquia a un grupo de 7 estudiantes Seminario Proyecto 2.

Esteban Álzate Atehortúa, estudiante de noveno semestre de Ingeniería Mecánica e integrante del grupo de investigación aseguró que buscaban una solución a las cadenas de frío que se presentaban en ese municipio,  y que afectaban el proceso de la transformación de la trucha, “pues si estos animales se sacaban y no tenían refrigeración se descomponían en 3 días lo que representaba pérdidas económicas para los productores de la región”.

Por esa razón, Álzate junto con sus cinco compañeros (Sebastián Gaviria, Mateo García Álzate, Didier Gómez García, Cristian Restrepo Arrieta y Cindy Sepúlveda Ocampo) evaluaron las condiciones de los terrenos y encontraron que esa zona es ganadera, y allí surgió la idea de aprovechar esa materia orgánica para producir biogás, así impulsar el sistema de refrigeración y no utilizar ningún motor a gasolina para disminuir la contaminación y los costos.

El biogás es un combustible alternativo y según Juan José Muñoz, investigador y estudiante de Ingeniería de Control, el proceso inicia con la recolección de la materia orgánica o excremento del ganado, se lleva a unos tanques para mezclarlos con agua, luego pasa al biodigestor, y allí es donde se genera el biogás.

Muñoz añadió que hay un tiempo de retención de 40 días donde se empiezan a producir varios gases como el metano, ácido sulfhídrico y vapor de agua. “Luego, con el desulfurizador y una trampa de vapor, extraemos el ácido sulfhídrico; finalmente por unos conductos viaja el gas metano, llega a un motor de gasolina, pero lo adaptamos para que funcionara a biogás, y ese motor va acoplado al compresor del refrigerador”, explicó.

Inicialmente el proyecto costaba aproximadamente 36 millones de pesos que incluían el sistema, pero también había otros gastos como la compra de una moto, el sueldo de la persona encargada de recolección de la materia orgánica y el mantenimiento para el sistema.

Karen Castro, docente y coordinadora del curso Seminario Proyectos manifestó que todos los estudios técnicos previos que se arrojaron luego de la investigación, fueron entregados a la Gobernación de Antioquia con el material de apoyo para que evalúen la viabilidad de esa tecnología.

El sistema de refrigeración serviría a municipios como Cocorná, San Carlos, Chigorodó, Mutatá, El Bagre Yondó y Nechí.