Escudo de la República de Colombia

 

El alto costo de las prótesis que requieren las personas con discapacidad transradial, sumado a los inconvenientes que generan los procesos de crecimiento normales en niños entre los 10 y los 14 años motivaron a un grupo de estudiantes de la Facultad de Minas a crear un prototipo de una prótesis que, a bajo costo, logre acomodarse a las necesidades tanto de movimiento como de crecimiento de esta población específica.

 

Actualmente, el precio de una prótesis  para una persona que carece de la parte inferior del brazo puede variar entre 3.000 y 5.000 USD si es estética, pero si se requiere una prótesis que sea funcional, es decir, que tenga movimiento, el costo puede subir a 10.000 USD. Estas cifras fueron recolectadas en una investigación realizada por un grupo de estudiantes de la Facultad de Minas que decidió aportar a la ciencia con un prototipo de prótesis a bajo costo “el acceso a una prótesis es bastante lejano para las personas de estratos 1,2 y 3 quienes se deben enfrentar no sólo a las dificultades propias de una discapacidad sino a los altos costos que esto genera en familias que en ocasiones no reciben más del salario mínimo” señaló  Juan Camilo Fernández estudiante de la Facultad de Minas.

 

El equipo compuesto por estudiantes de diferentes programas de ingeniería del Campus Robledo se enfocaron en un grupo poblacional específico “nosotros pensamos en los niños entre los 10 y los 14 años, la idea es generar una prótesis que se adapte a los procesos de crecimiento de estas personas y que no tengan que cambiar de prótesis, disminuyendo así los gastos y las incomodidades” Esteban Alzate Atehortúa integrante del equipo señala también que los materiales y partes de este equipo permitirá a los usuarios moldear la prótesis conforme se desarrolle el proceso de crecimiento.

 

Otro de los atractivos de esta novedosa idea está relacionado con los movimientos que se pueden realizar con el diseño de esta prótesis, ya que si bien los artículos convencionales permiten realizar procesos de agarre, existen movimientos que están limitados para las personas con este tipo de discapacidad, Gabriel Jaime Useche Ossa explica que “hay movimientos que no se pueden hacer con los sistemas actuales y tienen que ver con la rotación de la muñeca o doblar el codo, la idea es derribar estar barreras y darle más movilidad e independencia a los niños”.

 

Este diseño que se espera sea construido por medio de una impresora 3D se encuentra disponible para ser construido por alguna entidad que así lo desee, las razones son expuestas por Juan Camilo Fernández “cuando nosotros construimos el diseño contábamos con que no tendríamos la capacidad para fabricarlo, sin embargo decidimos dejarlo libre con la idea de que, quien pueda, lo lleve a la realidad y pueda apoyar a los niños”. La prótesis que no superaría los 3 millones de pesos y sería de gran ayuda para las familias de estos menores que se ven enfrentados a los cambios continuos de estos costosos aparatos que se constituyen de manera equivocada en un lujo.