Escudo de la República de Colombia

 El Grupo de Investigación en Planeamiento Minero (GIPLAMIN) y South32 - Cerro Matoso se unieron para acercar a los estudiantes de pregrado a las dinámicas del sector minero. Durante 5 días, entre el 9 y el 13 de septiembre,  expertos en diferentes áreas brindaron conferencias magistrales en el Auditorio Alejandro López.

 

 

Unir el conocimiento de la industria y la academia, y desarrollar estrategias para avanzar en procesos colaborativos son algunos de los retos de la educación en la ingeniería. Para las empresas es fundamental el talento humano de profesionales que cumplan con la demanda del sector, y para las universidades lograr innovación y desarrollo tecnológico que suplan las necesidades de las organizaciones.

 

En ese sentido, el Grupo de Investigación en Planeamiento Minero (GIPLAMIN) y South32 - Cerro Matoso realizaron la Escuela de Verano en Planeamiento Minero con la participación de 45 estudiantes de Ingeniería de Minas y Metalurgia.

 

Nelson Monterroza, líder de Planeación de Cerro Matoso,  aseguró que con este evento se quiere que tanto la industria como la academia pueda acercarse cada vez más, que sea un punto de partida, y en los próximos meses se empiecen a dar los frutos con acuerdos de colaboración y cooperación en temas de investigación, tecnología, innovación y cómo poder tener el mejor talento humano.

 

“Con la Escuela de Verano también se pretendía dejar un mensaje a los futuros egresados de lo qué están necesitando las compañías mineras, y cuáles son esos conocimientos y líneas de formación que el sector minero requiere”, añadió Monterroza. 

 

Juan Fernando Ramírez Patiño, Vicedecano de Investigación y Extensión (VIE) de la Facultad de Minas de la UNAL Medellín afirmó que la facultad está comprometida con llegar a acuerdos de cooperación con la industria y analizar las posibilidades de trabajar conjuntamente en los diferentes proyectos o aspectos que requieran. 

 

Giovanni Franco Sepúlveda, líder de GIPLAMIN y profesor del Departamento de Materiales y Minerales aseguró que para los estudiantes es una forma de acercar la academia a la industria, y analizar cómo son los procesos de planificación del día a día de una empresa minera, en el mediano y largo plazo. "Y lo más destacable es que la planificación estratégica que realiza una empresa de este tamaño e importancia es a nivel mundial".

 

"Este es el primer ejercicio que hacemos con una empresa acá en Colombia, la idea es poder invitar en el mediano plazo a otras industrias que explotan recursos minerales, Prodeco, Drummond Company, Cerrejón, Mineros S.A. y Argos, para que traigan sus planeadores con el fin de que nos muestren cómo realizan sus procesos de planificación minera en mediano, corto, largo plazo; además de la planeación estratégica. Los vamos a incluir tratando de mirar qué hacen las industrias  y cómo estamos en las aulas de clase con esas temáticas relacionadas en procesos de planificación minera, costos, optimización de costos, simulación de procesos y valoración de activos, entre otros", recalcó el docente.

 

María Alejandra Echavarría, estudiante de Ingeniería de Minas y Metalurgia aseguró que es una oportunidad muy enriquecedora para personas que aman la profesión. “Es grato compartir experiencias con profesionales de la industria, en especial los ingenieros de Cerro Matoso, quienes tiene como objetivo enseñarnos, compartir su tiempo y trayectoria. Considero que a nivel de planeamiento la empresa está muy bien estructurada, tiene como foco mejorar cada día, velar no solo por el crecimiento de la empresa, sino por el progreso de la comunidad y del medio ambiente".

 

Al respecto, Luis Fernando Díaz, Gerente de Planeación de Cerro Matoso, explicó que generar este tipo de espacios entre la empresa privada y la academia siempre tendrá un valor agregado, "es algo que la empresa también ha favorecido en el sentido de brindarles a los estudiantes un contexto más allá de lo que ven en las aulas de clase, las experiencias profesionales que hemos tenido, las situaciones de mercado y las dificultades a las cuales una empresa minera se ve expuesta día a día; es algo que puede contribuir significativamente al desarrollo académico de los estudiantes".

 

"Estamos en mora de generar un acuerdo de cooperación con la UNAL Medellín, Cerro Matoso lo tiene con varias universidades del país, son convenios de colaboración de intercambio que facilitan un beneficio en ambas vías, hacia la universidad se tiene la posibilidad de generar oportunidades de visitar la compañía, realizar sus prácticas empresariales, brindar guías a los jóvenes con trabajos por ejemplo de grado, y a nuestra organización le permite tener como un primer banco de profesionales para futuras contrataciones en la compañía que es un campo que se debe seguir fortaleciendo", expresó Díaz. 

 

María Camila Acevedo García, estudiante Ingeniería de Minas y Metalurgia dijo que ha sido una experiencia bastante gratificante, "siento que realmente se está cumpliendo el objetivo de la escuela, dado que la brecha que existe entre la industria y la academia se hace cada vez más estrecha y es una oportunidad muy valiosa estar orientada de la mano de seis ingenieros de gran talla, tanto en la parte de la experiencia como en la academia. Todos son realmente aptos para lo que hacen y eso lo han demostrado transmitiéndonos sus conocimientos y lo que han tenido que vivir en la empresa y la industria como tal".

 

Acevedo acotó que se ha sorprendido de cómo los ingenieros destacan la importancia en la seguridad de los procesos bien hechos, la buena relación con las comunidades en la minería que es algo bastante importante en un proyecto minero y se ve reflejado en sus buenas prácticas mineras.

 
 
Search templates (CTRL+Space)
Search templates (CTRL+Space)