Escudo de la República de Colombia

La U.N. recibió dos reconocimientos: uno por el proyecto para mejorar la estrategia de transformación del sector eléctrico, y otro por la iniciativa “Reconstrucción del tejido social en zonas de posconflicto en Colombia”.

 

Colombia Científica es una estrategia mediante la cual el Gobierno Nacional –por medio de los ministerios de Educación; Comercio, Industria y Turismo; Colciencias e Icetex– impulsa y apalanca con recursos aquellos ecosistemas científicos que permitan llegar a zonas de posconflicto y superar diversas brechas en más de 13 departamentos, a partir del fortalecimiento de la docencia y la investigación, junto con la calidad y proyección internacional de universidades e instituciones universitarias técnicas y tecnológicas.

 

La presentación de las alianzas contó con la participación del presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien en su intervención afirmó: “se seleccionaron las mejores soluciones de innovación”. Durante el acto se entregaron reconocimientos a las cuatro alianzas desarrolladas por centros académicos que formarán parte de Colombia Científica.

 

La profesora Amanda Mora, directora Nacional de Investigación y Extensión de la U.N., manifestó que este tipo de reconocimientos es un reflejo del potencial que tiene la U.N.; de su calidad en los campos de la investigación, innovación y extensión.

 

La docente destacó la importancia de “ampliar este tipo de programas, con el fin de hacer posible que los conocimientos generados por la academia contribuyan al desarrollo del país”.

 

Innovación con sello U.N.

 

El primer proyecto liderado por la U.N. contribuirá a que el sector energético sea más seguro, confiable y eficiente. Este tendrá un impacto directo en Antioquia, La Guajira, Norte de Santander, Sucre y Bolívar. En él participarán otras tres instituciones de educación superior acreditadas en alta calidad; cuatro en proceso de acreditación; 11 universidades y centros de investigación internacionales que se encuentran entre los mejores del mundo y tres empresas del sector energético.

 

César Ocampo, director del Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias), destacó que “se trata de un programa clave en el eje de los objetivos de desarrollo sostenible que tendrá gran impacto para el país”.

 

Con un presupuesto de 38.000 millones de pesos y un periodo de cuatro años para ser desarrollado, el proyecto tiene previsto adelantar 10 subproyectos, entre los que se contempla la reducción del uso de combustibles fósiles, además de limitar la dependencia de energía proporcionada por hidroeléctricas.

 

Así mismo contará con la participación de más de 200 investigadores, 150 de ellos acreditados ante Colciencias y formación de otros 60, además de 11 doctores que ya forman parte del sector productivo.

 

El profesor Jairo Espinosa Oviedo, del Departamento de Energía Eléctrica y Automática de la U.N. Sede Medellín, quien se desempeñará como director científico del proyecto, explicó que se busca encontrar nuevas formas de comercio justo a través de las cuales se pueda llevar energía a zonas apartadas que no cuentan con suficiente capacidad económica pero son ricas en otros recursos.

 

“La idea es pasar de una situación en la que hay pocos ‘productores’ de energía a que seamos capaces de hacerlo todos, a través de diferentes mecanismos de energías renovables no convencionales: eólica, fotovoltaica y manejo de biomasa, entre otros”, precisa el docente.

 

Durante el desarrollo del proyecto se tiene previsto crear cinco “laboratorios vivos” que permitirán involucrar a las personas beneficiadas con el uso de las nuevas tecnologías desarrolladas, además de crear ocho prototipos industrializables, desarrollo de programas de software y gestión.

 

Trabajando por la paz

 

La U.N. también ha sido seleccionada como una de las instituciones académicas que formará parte del proyecto “Reconstrucción del tejido social en zonas de posconflicto en Colombia”, liderado por la Universidad de Caldas, el cual impactará en Caldas, Chocó y Sucre.

 

Javier Gonzalo Hernández, director científico del proyecto, menciona que con este se pretende fortalecer las capacidades en los territorios y comunidades rurales en las que será implementado, a partir de la intervención de un grupo de profesionales en diferentes disciplinas.

 

Entre los beneficiarios estarán las madres cabeza de familia y la población joven.

 

Cortesía _Agencia de Noticias UN_