Escudo de la República de Colombia

La representación y liderazgo femeninos en ciencias exactas y tecnología aún siguen siendo bajos alrededor del mundo, ¿debería ser esto un motivo de reflexión para la sociedad colombiana? A partir de esta pregunta se desarrolló una jornada de discusión en la Universidad Nacional Sede Medellín que incluyó un taller con representantes de la academia, la industria y el gobierno, así como un panel con 4 mujeres colombianas que se desempeñan en estos campos. 

 

El objetivo de la primera jornada fue generar preguntas que aporten a la discusión, como un primer paso para generar reflexiones más profundas que en un futuro se puedan traducir en verdaderas estrategias que aumenten la participación femenina en estas áreas. Es un trabajo de largo aliento que requerirá de muchos años de esfuerzos y una completa transformación en la mentalidad colectiva.

Un punto común que se desprendió de la discusión tiene que ver con los imaginarios de “lo masculino” y “lo femenino” que están implícitos en la sociedad, que tienden a reforzarse muchas veces sin intención. “Pienso que todos los actores tenemos un rol que desempeñar porque estamos hablando de cambios profundos en la mentalidad, en cómo leemos lo masculino y lo femenino. Considero que si seguimos viendo que las mujeres somos más sensibles y más organizadas, en cambio los hombres son más emprendedores y más valientes pues no vamos a llegar a ningún lado”, señala Claudia Aguirre,  directora de educación y contenidos de Parque Explora.

Adicionalmente, el papel de la educación que viene de la familia y de la academia juega un rol fundamental en la manera como se concibe la ciencia y la tecnología, así como los modelos a los que los niños y jóvenes están expuestos, que en un futuro tomarán como referentes. De ahí la importancia del panel que posteriormente se realizó con estudiantes de bachillerato, universitarias y padres de familia para que conocieran las historias de vida, retos y logros de 4 mujeres científicas e ingenieras.

“No ha sido fácil porque desafortunadamente vivimos en una sociedad culturalmente machista, y machista porque nosotros como madres somos machistas entonces educamos a los hijos así. Es una sociedad machista generada por mujeres, es triste decirlo, y reforzada por los hombres del hogar”, afirma Lucía Atehortúa Garcés, coordinadora del grupo Biotecnología de la Universidad de Antioquia y reconocida investigadora en temas biológicos durante más de 40 años.

Entre los asistentes al evento se resaltan estudiantes de colegios que cursan el grado 11, en su mayoría interesadas en estudiar carreras en Ingeniería y que tenían ciertas percepciones sobre “lo masculinos” que podrían ser ciertos pregrados. También algunas madres y docentes acompañaron a las estudiantes para entender mejor el papel que juega la familia y la escuela en la formación de las jóvenes en relación con las ciencias exactas y la tecnología.

La doctora Atehortúa también comenta que “sesgamos, marginamos, limitamos la capacidad creativa, de hacer preguntas respecto a los fenómenos que vemos, porque se concibe a la mujer incapaz de hacerlo”. Y agrega que es deber de la mujer autorreconocerse y ser consciente de sus capacidades para educarse y romper todos los mitos que desde hace siglos acompañan ciertos imaginarios.

“Para mí como científica, con un grupo de 60 personas en mi laboratorio y que el 80% son mujeres, que vienen de una clase relativamente pobre pero con unas ganas de superación y una pasión por las ciencias enorme… pienso que ahí está la diferencia”.

Ángela Adriana Ruiz Colorado, coordinadora del grupo de Investigación en Bioprocesos y Flujos Reactivos de la Universidad Nacional Sede Medellín, concluye que con mayor participación de mujeres en las ciencias exactas y tecnología “esperamos que estemos aportando al país y que haya un mayor desarrollo, no porque los hombres sean incapaces sino porque pensamos que con la complementariedad de género podemos generar resultados que potencialicen el desarrollo de la ciencia en Colombia”.

 

Noticia de interés: Hay poca presencia de las mujeres en carreras relacionadas con ciencias exactas y tecnología