Escudo de la República de Colombia

Investigadores de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, implementan sistema de monitoreo en el lugar donde ocurrió el deslizamiento el pasado miércoles 26 de octubre, sobre el Kilómetro 12+200 de la vía Medellín-Bogotá en jurisdicción del Municipio de Copacabana.

Esta iniciativa surgió por el Grupo de Investigación ÍGNEA de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia, liderado por el profesor Antonio Romero Hernández, en colaboración con los docentes Hernán Martínez, Ludger Suarez Burgoa y Eider Aristizábal, y con el apoyo del aliado estratégico GroundProbe, de instalar el radar SSR (Slope Stability Radar).

 

Este sistema de última generación se implementa con el propósito de realizar una vigilancia en tiempo real del comportamiento del área afectada y así generar una alerta temprana en caso de reactivarse el deslizamiento, mientras se realizan las labores de extracción del material producido por la caída de la ladera.

 

El funcionamiento del sistema consiste en analizar las señales que emite el radar hacía la zona donde ocurrió el fenómeno, determinando si existen desplazamientos de la superficie o partículas que la componen; los registros obtenidos por este equipo cuentan con la característica de ser en tiempo real, permitiendo identificar desplazamientos del depósito generado o del macizo rocoso expuesto en los alrededores.

 

El profesor Ludger Suarez Burgoa, director del semillero de investigación en geología matemática y computacional, dijo que “los datos que nos dará el SSR son precisos y abundantes, en un solo día de lectura podremos obtener gigabytes de datos, que con el uso de herramientas computacionales, una programación personalizada y el análisis de datos cuatridimensionales se podrá tomar una buena decisión para activar una alarma”.

 

“El radar de la empresa Australiana Groundprobe es la mejor tecnología que tenemos, y contamos con la suerte de tenerla hoy en Antioquia por unos días. Esta tecnología ayudó a predecir grandes deslizamientos en la minería a cielo abierto en Canadá, EEUU, Australia, Sudáfrica entre otros sitios”. Comentó Ludger.

 

Según Mateo Mojica Villa, ingeniero civil del ÍGNEA, esta tecnología fue inventada en la Universidad de Queenslad (Australia) como un trabajo de doctorado, y posteriormente se fue trabajando para llegar a tener el prototipo actual.

 

Hernán Martínez, profesor adscrito al Departamento de Ingeniería Civil aseguró que el radar funciona con ondas electromagnéticas, hace un barrido de la “pared” donde ocurrió el deslizamiento y compara la información obtenida, cada 4 minutos, no sólo del lugar específico que monitorea, sino los lugares aledaños. “Las ondas hacen un barrido base y a medida que pase el tiempo las repeticiones arrojan datos de posibles movimientos, así sea un milímetro”.

 

Agregó que el dispositivo se puede ubicar a 500 metros del alud o hasta 3 kilómetros, una vez instalado, los técnicos entran a verificar el área que se desea monitorear, esa área es escaneada de forma sistemática por el radar y, éste es capaz de medir desplazamientos de la cara del alud, asimismo el software permite analizar, no solo los desplazamiento totales o acumulados, sino velocidades, y cuenta con una  serie de aplicativos que permiten ver imágenes de alta definición del sitio.