Escudo de la República de Colombia

Se instalarían varias máquinas en las estaciones del Metro de Medellín que recogerían las botellas de material pet. A cambio los usuarios recibirían dinero en su tarjeta cívica para sus viajes.

 

La tecnología utilizada sería “Reverse Vending”, exitosa en las grandes metrópolis del mundo. Ésta consiste en una estrategia innovadora en el que un dispositivo recolecta los envases de bebidas y devuelve dinero a las personas. En ese sentido, lo más beneficiados serían los usuarios del Metro que podrán redimir ese dinero en sus recorridos.

 

Oliver Andrés García Duque, estudiante de Ingeniería de Petróleos e integrante del equipo aseguró que el proyecto trata de darles incentivos a las personas a cambio de ayudar en los procesos de reciclaje y, además rompe el paradigma tradicional de castigo. Actualmente el país consume 60.000 toneladas de este material, de las cuales solo se recicla el 22%.

 

“Los dispositivos ya existen y es una estrategia que se ha aplicado de manera exitosa en varios lugares del mundo y ha ayudado a incrementar los índices de reciclaje de material pet. Lo que se diseñó fue una estrategia que permita instalar los dispositivos y conectarlos con el sistema de transporte masivo de la ciudad, Metro de Medellín, brindar los incentivos a las personas mediante su tarjeta cívica y que se vean reflejado en su transporte cotidiano”, afirmó García Duque.

 

Laura Carolina Álzate Herrera,    estudiante de Ingeniería Administrativa e integrante del equipo explicó que el dispositivo funciona  así: “el usuario coloca su tarjeta cívica para que la máquina reconozca su identidad, luego debe introducir la botella pet, en ese momento la máquina que tiene una pantalla led, verifica las propiedades del material pet, por ejemplo que no tenga líquido, y si cumple con las características estipuladas es compactada y posteriormente se entrega el beneficio”.

 

La máquina costaría 25 millones de pesos y tendría capacidad para 2.700 envases. Según Mateo Vanegas Gómez, estudiante investigador, “lo que se visualizó en el Valle de Aburrá es que hay un mercado que no se encuentra abastecido de resinas recicladas de pet. Por esa razón una vez las botellas sean compactadas, se venderían a esas organizaciones”.

 

A cada usuario se le entregaría 28 pesos por botella, sin importar su tipo o tamaño. El grupo de trabajo recalcó que tuvo una reunión con delegados del Metro de Medellín para explicar las bases del proyecto. “Ellos vieron con buenos ojos su implementación que ayudaría a la problemática del reciclaje y aliviaría los rellenos sanitarios. De hecho están haciendo un análisis de pre factibilidad”, dijo Vanegas Gómez.

 

Agregó que se realizaron varias encuestas y éstas arrojaron que el 70 % de las personas estarían dispuestas a reciclar y utilizar la máquina. Este proyecto hace parte del curso Seminario de Proyectos en Ingeniería y entre sus beneficios estarían: el aprovechamiento 100% del PET, menor uso de materias primas vírgenes para fabricar envases PET, ahorro de energía en el proceso de producción, aumento de la cultura de reciclaje, alargamiento de los ciclos de vida del PET y mayor vida útil para los rellenos sanitarios.

 

Las máquinas estarían en las siguientes estaciones: Niquía, Poblado, Acevedo, Industriales, San Javier, Bello, Parque Berrío, Envigado, Caribe, Madera, Universidad e Itagüí. Serían dos dispositivos por estación.