Escudo de la República de Colombia

El proyecto denominado, “Menos residuos más alimentos” fue seleccionado entre 1.675 equipos de 34 países que respondieron a los cuatros retos del Eco-Reto 7.0 a través de soluciones ambientales innovadoras y disruptivas. 

La Agricultura Sostenible, eficiente y amigable con el medio ambiente se extiende de manera constantemente a nivel global, y el país no ha sido ajeno, cada vez más se generan inicativas en pro de ese enfoque. Por esa razón fue que Karen Alejandra Bueno Zabala, estudiante del Doctorado en Ingeniería - Sistemas Energéticos decidió participar en el Eco-Reto 7.0  en la categoría de innovación ambiental dentro de la Competencia de Talento e Innovación de las Américas (TIC Américas) liderando el proyecto, “Menos residuos más alimentos”.

 

Según Bueno Zabala la idea de negocio consiste en la reutilización sostenible de productos derivados de la industria agrícola (por ejemplo, cáscaras de banana, naranja, papa, coco, mango, etc.). “El factor problema en la gestión de las cadenas agroindustriales en  Colombia es la disposición final de los residuos generados que representan aproximadamente el 74% del total de producción debido a las bajas eficiencias en las diferentes etapas del procesamiento”.

 

Agregó que esos residuos agroindustriales representan un material que sirve para la producción de jarabes azucarados, los cuales, actualmente, se importan. “Es una idea innovadora porque reincorpora los residuos agroindustriales dentro de los procesos de producción a través de la conversión a jarabes azucarados como nuevas fuentes naturales de materias primas para suplir factiblemente la demanda de estos y ofrecer al mercado productos de origen natural. Dentro del componente ambiental está la no afectación de los acuíferos, el suelo o el aire”.

 

La profesora Ángela Adriana Ruiz Colorado, coordinadora del grupo de Investigación Bioprocesos y Flujos Reactivos, aseguró que desde hace varios años se viene trabajando en producir Jarabes a partir de desechos orgánicos, y a raíz de ese trabajo obtuvieron una patente en el año 2008.

 

“Hay que destacar que la titularidad de la patente  Procedimiento para la producción de los jarabes, es solo la U.N, no como otras que se compartían con otras universidades. De ese proceso hicieron parte estudiantes de maestría, doctorado, profesores ya jubilados”, explicó Ruiz.

 

Luego de la patente y con la convocatoria que llegó a Facultad de Minas el año pasado, para participar en TIC Américas desarrollando soluciones de diferentes, fue que se inició a articular el proyecto de Jarabes con aplicación alimenticia como un modelo de negocio, con la ayuda de Tecnnova, Colciencias y la Unidad de Gestión Tecnológica de la Universidad, en la creación de una propuesta para brindar a las industrias una información detallada que dé cuenta de la oferta, los costos, los beneficios y el acompañamiento. 

 

“En este momento estamos aportas  del licenciamiento,  y realizamos pruebas con distintas organizaciones, y como  conclusión, se evidencian los resultados financieros, los cuales han sido muy positivos. Asimismo se han hecho varias pruebas para explorar cada industria, y confirmar si es necesario invertir o modificar algunas plantas”, expresó Ruiz.

 

Según la profesora Ruiz Colorado para entender mejor el proceso que se lleva a cabo con los Jarabes, “es como tener un cereal vencido en la casa, este se debe llevar a ´cocción´ y luego con determinadas enzimas se obtiene una salida con solución azucarada y, al mezclarlo con agua, se obtiene lo que denominamos Jarabes”, dijo Ruiz Colorado.

 

Es aplicable en la industria alimenticia, desde los jugos, yogures o las organizaciones que utilicen algún endulzante en las bebidas y que deseen convertirlos en materia prima como jarabes azucarados, recuperando entre un 70%-90% de residuos, reduciendo los costos asociados a la compra de jarabes pues ya podrán hacer su propia producción y facilitando la complementación y mezcla de jarabes.

 

La tecnología se pone a disposición mediante la oferta de una solución integral que parte del diagnóstico y caracterización para ofrecer el licenciamiento de Know-How. Tiene como valor agregado que se puede llegar a tener Jarabes con bajas calorías. Lo que esperan las integrantes de este modelo de negocio, Ángela Adriana Ruiz Colorado, Paola Cristina Giraldo Osorio (acompañamiento desde Tecnnova), Lida Isabel Tamayo Giraldo (Jefe Unidad de Gestión Tecnológica de la Universidad) y Karen Alejandra Bueno Zabala es viajar  a República Dominicana, competir con los otros 17 finalistas y traerse los 5.000 dólares de premio para invertirlos en el proyecto.

 

Paola Cristina Giraldo Osorio, encargada del acompañamiento por parte de Tecnnova, afirmó que la corporación es un acelerador de negocios, “para este caso específico, se tomó  la tecnología, desde la base científica como tal, y analizamos los elementos de negocio que nos permiten configurar una transferencia de tecnología, para el caso específico de jarabes a partir de residuos, lo que hacemos es entender muy bien cuáles son esos residuos con beneficios que vamos a transferir a los potenciales licenciatarios, y entendiendo esos beneficios hacemos un análisis de oportunidad técnico-comercial, una vez nos muestran los resultados dicho análisis, que por cierto fueron favorables, se empieza a configurar todo el caso de negocio”.

 

Acotó que este caso tiene la estructuración de un modelo de negocio, la elaboración de una estrategia de propiedad intelectual articulada, la configuración de escenarios económicos financieros, y la posterior incorporación en el mercado que consiste en una validación inmediata con el cliente, en el cual se hace una presentación misma del desarrollo, y se empieza a configurar un trabajo articulado de validación, a nivel de escala, prototipo, laboratorio e industrial, y luego ya se empiezan con las negociaciones, para obtener regalías, por ese proceso de transferencia.

 

“El producto consta de un proceso como tal, se toman los residuos de los procesos productivos, se analizan y se transforman en jarabes azucarados para que se vuelvan insumo próximamente de los procesos productivos que se están interviniendo, entonces entrar a ese mercado implica que empresas hagan la adopción de la tecnología”, finalizó Giraldo Osorio.

 

En Colombia, aún no existen industrias que evalúen la posibilidad de reutilizar sus residuos, generando una pérdida en términos económicos, ambientales y de posicionamiento a nivel internacional.  Las industrias que se tendrían como posibles clientes son empresas del sector de alimentos que dispongan residuos en su proceso productivo e idealmente requieran jarabes azucarados como materia prima para la fabricación de sus productos; se estima que un aproximado de 244 empresas como las productoras de bebidas, panadería, helados, cereales, confitería, procesadores de frutas y verduras, alimentos funcionales, aderezos, grandes superficies distribuidoras de alimentos e ingenios azucareros.

 

Competencia

La Competencia de Talento e Innovación de las Américas (TIC Americas por sus siglas en inglés) es organizada por el Young Americas Business Trust (YABT) y se ha convertido en una plataforma de apoyo y aceleradora de negocios para jóvenes emprendedores. Además de eso proporciona orientación, formación, entrenamiento, acompañamiento, asesorías, capital semilla e inversión así como acceso a una red de contactos internacionales. Independientemente del modelo de negocios o solución, este programa está diseñado para apoyar a los emprendedores en su camino hacia el crecimiento.

 

Según el sitio web de http://www.ticamericas.net/ hasta el momento más de 31.709 jóvenes emprendedores de 48 países han participado en TIC Americas, registrando un total de 13.360 propuestas de negocio.

 

El equipo de Jarabes que participa en TIC Américas tendrá que viajar a República Dominicana  para competir con propuestas de países como Bolivia, Brasil, México, Chile, Perú, Venezuela, Guatemala,  Nicaragua,  El Salvador, del 9 al 12 de junio.