Escudo de la República de Colombia

Durante sus siete meses de estadía tendrá una estudiante guía. Además vivirá en una residencia universitaria, a la vez que estudia alemán en su tiempo libre.

No es la primera vez que Juan Manuel Gómez López viaja a Europa. Hace algunos años estudió Humanidades Clásicas en España y filosofía en Roma, ahora con la convicción de elaborar un proyecto de Ingeniería en la Leuphana Universitiy Lüneburg, viajará a Alemania la próxima semana.

 

Este antioqueño de 29 años, estudiante de Ingeniería de Control y habitante de Sabaneta siempre tuvo entre sus planes la posibilidad de ir a otro país del viejo continente, enriquecer los conocimientos en su ciencia y al regreso transmitir su experiencia a sus compañeros de universidad.

 

La inquietud de Gómez López para salir del país surgió de un proyecto que realizó el Grupo de Investigación de Inteligencia Computacional (GIIC) a cargo del profesor, Jesús Antonio Hernández Rivero, denominado “TAMFI”, en colaboración con el  Instituto de Informática Ambiental de Hamburgo en Alemania (IFU Hamburg), donde se mostraron diferentes resultados sobre indagaciones acerca de la eficiencia  energética.

 

A raíz de ese trabajo mancomunado, Martina Prox, representante del IFU y su esposo, Andreas Moeller se convirtieron en el contacto clave para que por medio del docente, Jesús Antonio Hernández Rivero se diera una conexión que acercaba el anhelo de Juan Manuel, el intercambio.

 

“Luego de la investigación con el IFU, mandé un correo a  Andreas Moeller para plantear la posibilidad de ir a Alemania. Moeller me dijo que tenía las puertas abiertas y me preguntó por intereses o aptitudes. Después de enviar su inquietud, me dijo que en Alemania tienen un proyecto con la `Raspberry Pi`, y entre mis afines había enviado mi gusto personal en programación con las tarjetas de ese tipo de microprocesadores”, explicó Gómez.

 

A partir de ahí el panorama era claro, Gómez López tenía las condiciones  académicas para integrar el proyecto que lidera Moeller en Alemania. Pero el siguiente paso eran los trámites para su vinculación a la Leuphana Universitiy Lüneburg durante 7 meses.

 

“Inicialmente tuve que llenar una hoja de aplicación formal en la página de la Leuphana Universitiy Lüneburg, luego esperar la respuesta y, una vez obtenida, enviar unos documentos por correo. Más tarde y con la confirmación de la universidad alemana, surgió un problema,  la consecución de los 650 euros mensuales obligatorios para la estadía”, aseguró Gómez.

 

Agregó, que el mismo Moeller le habló de una fundación alemana, denominada “Ingeborg Maschmann” que promociona intercambios académicos, relacionados con sostenibilidad y medio ambiente. “Mandé la carta de motivación, la respuesta fue positiva y me dieron la beca de sostenimiento, finalmente fui a Bogotá a solicitar la visa de estudiante”.

 

Para Gómez López quien es aficionado a las caminatas ecológicas y a los videojuegos, lo más importante del intercambio será el contacto con el idioma y el conocimiento de otra cultura. Además de dejar las puertas abiertas para futuros proyectos y aprender de los avances en ingeniería, energética, y sostenibilidad, los cuales son muy valorados a nivel mundial.

 

El proyecto que llegará a fortalecer será el desarrollo de una red, una especie de modem, para que los estudiantes  se comuniquen entre sí,  ellos utilizan la `Raspberry Pi`, y lo que llegaría a apoyar será la parte de programación, configuración de comunicación Wifi, o Eternet.

 

La `Raspberry Pi`, es un microcomputador que vale 25 dólares, tiene la capacidad más o menos de un celular, y fue ideado en Inglaterra con la finalidad de crear un computador con el que los niños aprendieran computación y pudieran  hacer robots, pero su acogida fue mayor en todas las universidades.

 

“Con la `Raspberry Pi` se puede hacer una aplicación de robótica, una aplicación de un servidor web, automatizar una casa, también se pueden conectar cámaras, sensores, motores, y realmente es económica y fácil de usar”, dijo.

 

Añadió que le gustaría que otros estudiantes de pregrado se animarán a hacer intercambios no solo a Alemania, sino a otros países. “Pues una de mis dificultad para ultimar los detalles, fue que justamente que no tenía a quien preguntarle, porque soy el primero en este tipo de intercambio con esta universidad. El consejo que daría es que si se muestra  interés y se encuentran temas en común, en los que uno pueda aportar, no se puede dejar pasar la oportunidades”.  

 

Para Jesús Antonio Hernández Riveros, profesor adscrito al Departamento de Ingeniería Eléctrica y Automática de la Facultad de Minas, lo fundamental de este intercambio será analizar y comparar, los niveles de conocimiento de ambos estudiantes, lo segundo es que Gómez López tendrá la misión de cambiar la perspectiva que tienen no solo de los colombianos, sino de los paisas. “Sin duda se abrirá una puerta de flujo continuo donde el objetivo es que tanto como estudiantes nuestros, pero también estudiante alemanas lleguen a nuestras instalaciones”.