Escudo de la República de Colombia

El Grupo de Investigación en Diseño de Estructuras Compuestas Avanzadas (Dadcomp), dirigido por el profesor Juan Manuel Meza, en alianza con el Grupo de Investigación en Biosuperficies, ambos de la Facultad de Minas,y las empresas Compoestructuras y Precimec fueron quienes fabricaron estas cabinas de aislamiento para pacientes con COVID-19.

 

 

Para trasladar adecuadamente a los pacientes infectados con el coronavirus y evitar que contagien al personal de salud y de ambulancia que los atiende, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín diseñó y produjo cámaras de aislamiento con sus respectivas camillas, las cuales actualmente no se consiguen en Colombia ni en el extranjero. 

 

La propuesta “Diseño, manufactura y validación de cámara/camilla despresurizada para el aislamiento de pacientes infectados con el virus COVID-19 y la protección del personal de salud” fue seleccionada en la convocatoria Mincienciatón del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, la cual tenía el fin de encontrar soluciones a las problemáticas de salud pública generadas por la actual emergencia sanitaria.

 

El Grupo de Investigación en Diseño de Estructuras Compuestas Avanzadas (Dadcomp), dirigido por el profesor Juan Manuel Meza, en alianza con el Grupo de Investigación en Biosuperficies, ambos de la Facultad de Minas de la UNAL Sede Medellín, y las empresas Compoestructuras y Precimec conformaron el equipo de trabajo multidisciplinar de médicos, administradores, ingenieros y tecnólogos que crearon las cámaras para aislar y transportar pacientes de forma segura, ya que esta no permitirá la salida del virus.

 

La cámara de aislamiento tiene dos componentes principales: una estructura en forma de semicilindro construido en materiales poliméricos y un sistema de ventilación. Además cuenta con una entrada de aire que pasa por un filtro para mejorar su calidad y una salida conectada a una bomba de vacío que funciona tanto con una batería eléctrica recargable como con una toma de la red eléctrica.

 

Entre la salida de aire y la bomba hay un filtro EPA, el cual impide la salida de virus. De esta forma, debido a que dentro de la cabina la presión es levemente menor que en el exterior, aún si la cabina fuera perforada, siempre habrá un flujo de aire continuo en esta que solo podría salir a través del punto de menor presión, es decir el filtro, lo que permite que el aire que sale de la cabina sea de mejor calidad.

 

Estos dispositivos, que permiten transportar de forma segura pacientes por tierra o aire, son utilizados especialmente para transportar pacientes desde lugares que carecen de hospitales con unidades de cuidados intensivos, lo que evita el contagio del personal operativo y de salud que interactúa con el paciente.

 

La cámara de aislamiento comercial más barata cuesta en el mercado 6,5 millones de pesos (sin incluir los costos de importación); sin embargo, en esta contingencia no hay unidades disponibles ni en Colombia ni en el extranjero. Por esto surge la necesidad de elaborar un modelo propio para atender la emergencia por COVID-19 en el país, que pueda construirse de manera fácil, rápida y económica con materias primas que se consigan con suficiente inventario en Colombia.

 

Esta semana se hizo la entrega oficial de las 13 primeras cámaras, al respecto la Decana confirmó que serán distribuidas de la siguiente manera: 2 para la Alcaldía de Medellín, 2 para la Gobernación de Antioquia, 1 para el Instituto Nacional de Cancerología, 3 para el Hospital Universitario de la UNAL Sede Bogotá, 1 para los Bomberos de Leticia, 1 para la Fuerza Aérea Colombiana, 2 para el Hospital San Pedro de Nariño, y 1 para la Policía Nacional.

 

"Es un orgullo infinito ver como la ingeniería resuelve un problema de salud, me siento orgullosa de los docentes de la Facultad, especialmente del profesor Juan Manuel Meza, de los estudiantes que lo acompañaron en este proyecto, de las empresas que trabajaron en alianza con ellos y de todas las entidades que los apoyaron perimetralmente en el desarrollo de las cabinas", explicó la Decana.

 

Añadió que lo que más destaca es la rapidez con las que se fabricaron estas cabinas, “es increíble, estas cabinas para traslado de personas enfermas no es una novedad, lo innovador es su desarrollo en tan poco tiempo, en el país no hay producción de este tipo de elementos, entonces es un gran logro para la ingeniería y hacer parte de ello es lo más trascendental”.