Escudo de la República de Colombia

Así lo registraron las estaciones del Laboratorio de Calidad del Aire (Calaire) durante todo el día. Urge una política que mejore la calidad del transporte público y la entrada al país de vehículos impulsados con energías limpias.

Los habitantes de Medellín y  los municipios que conforman el Área Metropolitana del Valle de Aburrá respiraron un aire menos contaminado. Por lo menos así se registró en las diferentes estaciones del Laboratorio de Calidad del Aire (Calaire).

 

La profesora Carmen Elena Zapata, adscrita al Departamento de Geociencias y Medio Ambiente y directora del Laboratorio Calaire de la Facultad de Minas, aseguró que en la jornada del día sin carro se midieron, tres contaminantes: el material particulado menor que 10 micras (PM10), el material particulado menor que 2,5 micras (PM2,5) que fue el que originó la emergencia ambiental en la ciudad, y los óxidos de nitrógenos (NO2).

 

Agregó que lo que se hizo para arrojar los resultados del día de hoy  fue comparar y analizar un punto promedio de todos los viernes históricos, y compararlo con este 22 de abril, día de La Tierra, hora a hora para tener la exactitud de la disminución. Por ejemplo de 7 de la mañana a 5 de la tarde, quedó demostrado en cuanto al PM 2,5 que es el más dañino que la estación ubicada en la Institución Educativa Concejo de Itagüí, la cual registró la mayor reducción con un porcentaje de 66% respecto a las demás.

 

“Esa estación queda en la vía que conduce al corregimiento de San Antonio de Prado, es una disminución importante para la salud de esa población educativa, es decir, que si yo tuviera un valor de cero a 100, se redujo en 66 partes, es una disminución bastante apreciable, más de la mitad y, es un gran logro”, afirmó la directora.

 

Agregó que otra significativa rebaja se dio en el Núcleo El Volador de la  Universidad Nacional Sede Medellín, una de las estaciones que ha marcado durante todas las contingencias un índice dañino para la salud. “Se redujo en un 46% en PM 2,5 eso se logra no solamente por la medida del día sin carro, sino porque la universidad tiene pico y placa, de 5 de la mañana a 5 de la tarde, y aunque la autopista no tiene restricción para carros, si van con 3 o 4 pasajeros, ni las motos que van con acompañante, y añadiendo las rutas de buses, esa disminución no debió haber sido tan apreciable, pero fue bastante significativa”, dijo.

 

En el Éxito de San Antonio las partículas de PM10 se redujeron en un 21%, en el Museo de Antioquia un 33%, en la Facultad de Minas un 46% y en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid un 47%, lo que muestra, que un día sin carro metropolitano, si reduce la contaminación y mejora los índices de calidad del aire. Asimismo en PM 2,5 los sectores que más disminuyeron la contaminación fueron, la U.N. Sede Medellín con un 46%, el Museo de Antioquia con un 34%, los tanques La Ye-EPM con un 40%. Sin embargo el lunar del día se presentó el municipio de Caldas donde algunas estaciones de Calaire demostraron que los contaminantes de camiones que salen por ese sector impactan negativamente en la reducción.

 

Respecto a los datos de dióxido de nitrógeno, en todas las estaciones se presentaron disminuciones siendo la estación de la Casa De Justicia del Municipio de Itagüí, fue el punto con mayor disminución (64 %); en el resto de las estaciones las concentraciones disminuyeron de la siguiente manera: en la Universidad Nacional Sede Medellín  (38 %), en la Facultad de Minas (34 %), y el Politécnico Jaime Isaza Cadavid (35 %).

 

Zapata destacó que el PM10 es capaz de ingresar al sistema respiratorio del ser humano y quedarse en la garganta. “Mientras menor sea el diámetro de estas partículas, mayor será el potencial daño en la salud. Es por eso que el PM 2,5 es tan perjudicial que puede ingresar hasta los alvéolos y luego a la sangre”.

 

La medida del día sin carro demostró que es posible mejorar la calidad del aire, pero no solo el Área Metropolitana, sino el país urge de una política pública que integre al Ministerio de Transporte, las autoridades en el Comercio Exterior, el Ministerio del Medio Ambiente para que al país entren carros, y buses de transporte impulsados a través de energías limpias.