Escudo de la República de Colombia

A futuro la idea es generar una herramienta automática que permita a las empresas automatizar de forma fácil todo ese conocimiento.

Conservar el conocimiento humano de las organizaciones, en una máquina computacional, con el objetivo de preservarlo en el tiempo, y que sirva a futuro, fue lo que llevó a Diana María Montoya Quintero, doctora en Ingeniería de Sistemas e Informática de la Facultad de Minas a obtener una mención Laureada.

 

La creación del modelo duró 3 años y estuvo enmarcado dentro de la tesis de su doctorado, el cual duró 5. Montoya Quintero aseguró que su tesis estuvo ligada al área de interés de Ingeniería Artificial, porque ya en su anterior maestría había trabajo el tema.

 

“En la etapa de la extracción de conocimiento de los humanos, esencialmente cuando hicimos una prueba piloto, vimos que todas las experiencias podían ser llevadas y codificadas dentro de una computadora y para eso era necesario el desarrollo de herramientas, modelos y metodologías que fortalecieran los procesos de suficiencias y actitudes para lograr la precisión en las organizaciones”, afirmó Montoya.

 

Agregó que la principal conclusión a la que se llegó, fue que el conocimiento subjetivo se convierte en objetivo, “por ejemplo si determinado operario necesita saber la cantidad de productos que proporciona cierta máquina, el operario puede consultar en la computadora, y esta le va responder”. 

 

Hermenegildo Gil Gómez, profesor titular de la Universidad Politécnica de Valencia y jurado de la tesis de Montoya Quintero, manifestó que el proyecto puede ser crítico para una empresa porque al final lo que se busca es sistematizar el conocimiento y ese conocimiento es lo más importante que tiene las empresas.

 

“Esta tesis es importante porque intenta generar sistemas dentro de la técnica de inteligencia artificial generando sistemas basados en el conocimiento, los cuales intentan recogerlo y estructurarlo para que sirva en las compañías, eso es algo muy difícil porque las organizaciones necesitan ese conocimiento para generar decisiones”, dijo Gil Gómez.

 

Añadió que la preservación del capital humano es transcendental porque, por ejemplo, una pequeña empresa necesita que el gerente tenga un conocimiento especial sobre el trato de uno de sus clientes más importantes, como gustos en lugares para ir a almorzar o menús; “algo que parece sencillo, es un conocimiento que sabes que tiene un vector comercial con ese cliente, y si no se recoge en la empresa esa información se irá para otra empresa”, acotó Gil Gómez.

 

La investigación tiene una posibilidad futura, pues lo que propone Montoya Quintero es  generar una herramienta automática que permita a las empresas automatizar de forma fácil todo ese conocimiento. Además según Gil Gómez ese modelo aplica para cualquier empresa, ya sea pequeña, mediana o grande.

 

“No solo en Colombia las empresas cometen un error al ver la tecnología como un gasto para sus compañías, sabiendo que lo que viene siendo es un gran inversión, por eso ya es hora de que las organizaciones se direccionen en ese aspecto, pues eso permite generar procesos más efectivos”, reafirmó Gil.

 

Jovani Alberto Jiménez Builes, profesor adscrito al Departamento de las Ciencias de la Computación y la Decisión fue el encargado de ser el tutor del proyecto y dijo que es muy significativo que este tipo de trabajos salgan de la Facultad de Minas porque a futuro será un gran insumo para las organizaciones.