Escudo de la República de Colombia

Sería una conexión de oriente a occidente y viceversa que oxigenaría la movilidad en ese sector.  Está contemplado en el Plan de Desarrollo de Medellín.

Conectar a Guayabal y Belén con el Poblado, a través de un soterrado que cruce el Aeropuerto Olaya Herrera fue lo que llevó al GEMMA, grupo de investigación en Georrecursos, Minería y Medio Ambiente de la Facultad de Minas, a estudiar el impacto de esa solución vial para posteriormente crear los diseños técnicos.

 

Esa construcción no es algo nuevo, pues desde el año 1986  se pensó por primera vez en su implementación y ahora se encuentra enmarcado dentro del Plan de Desarrollo de Medellín, liderado por Federico Gutiérrez Zuluaga, mandatario local.

 

Y aunque el proyecto genera opiniones divididas para Oswaldo Ordóñez Carmona, geólogo, profesor de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional Sede Medellín y director de GEMMA, de llevarse a cabo esa infraestructura vial, aliviará y oxigenaría la movilidad en vías como la Aguacatala y la calle 30.

 

Según, Mauricio Álvarez, egresado de la UN de Ingeniería de Control e integrante del GEMMA -del que hacen parte otras 14 personas, entre egresados y estudiantes- el proceso inició con la indagación de los antecedentes del proyecto, lo cuales reposaban en viejos archivos de antiguas administraciones, luego con la evaluación de las diferentes situaciones para su ejecución, contemplando longitudes distintas y sitios diferentes para analizar todas las variables.

 

“La primera opción para la construcción del túnel fue empezar en la estación Poblado y salir a la carrera 70, la segunda fue iniciar en la avenida Guayabal y terminar en el portal de la 70 (un poco más hacia la carrera 80). Todo eso permitió analizar las diferentes condiciones técnicas, pues no es solo decir que el proyecto comienza en cierta parte y culmina en otra, porque se deben tener en cuenta múltiples aspectos técnicos y normativos para llegar a un diseño final”, manifestó Álvarez.

 

Agregó que, en ese proceso que cumplirá dos años, se encontraron varios obstáculos, y más sí se pensaba en que el soterrado podría pasar debajo del río, lo que implicaba un peligro, porque luego de su ejecución se presentarían filtraciones de agua.

 

“El trazado final luego de la investigación del grupo GEMMA fue iniciar el túnel en la carrea 65, en la glorieta de la Terminal del Sur, y salir a la carrera 70 a la altura de la calle 14, esa fue la mejor alternativa y de ahí en adelante se hizo un diseño preliminar de lo que sería la obra”, afirmó Álvarez.

 

Los investigadores consideraron no afectar el flujo normal de esa zona. El túnel tendría 546,37 metros de longitud, y contaría con pendientes de acuerdo a la normativa que exige el Instituto Nacional de Vías (INVÍAS).