Escudo de la República de Colombia

El primer paso es acreditarse en el ámbito internacional ante el Instituto Nacional de Normas y Tecnología, luego convertirse en delegado del Instituto Nacional de Metrología (INM) para finalmente representar al país ante la Oficina Internacional de Pesas y Medidas, máximo organismo de la metrología en el mundo.

 

El ozono es un gas contaminante que normalmente se encuentra en la atmósfera producido por emisiones vehiculares y la industria y, que a la vez actúa como escudo protector la tierra de la radiación ultravioleta.  Sin embargo ese gas, al estar presente en grandes cantidades en el aire, ocasiona problemas a la salud humana como por ejemplo irritaciones en las mucosas, dermatitis y hasta cataratas.

 

Es por esa razón que en todo el planeta se deben medir las cantidades presentes en la atmósfera constantemente. Y para cumplir esa función (Calaire) cuenta con un fotómetro de referencia estándar ultravioleta (UV9) que mide los niveles  dañinos del ozono troposférico.

 

El Ingeniero Tiberio Benavides Hernández, Coordinador de Campo y de Infraestructura de Calaire, aseguró que este aparato es el primero que se tiene en el país. “Colombia no contaba con ese tipo de patrones para hacer las calibraciones, si queríamos calibrar los equipos teníamos que enviarlos fuera del país y esto tomaba aproximadamente 90 días, además de gastos elevados por los envíos y perdíamos mucho tiempo en tener los patrones calibrados”, expresó Benavides Hernández.

 

Con este aparato ahora lo que sigue para el laboratorio es iniciar el proceso de acreditación, y así convertirse en el órgano nacional que mida las cantidades de ozono en el país, para ello se requieren una serie de pasos. Según Carmen Elena Zapata, jefe de Calaire de la Facultad de Minas de la U.N. Sede Medellín, lo primero es realizar una acreditación internacionalmente, pues en el país no hay expertos en la materia, la visita la hará un técnico del NIST quien visitará la Facultad a mediados de enero del próximo año.

 

Lo anterior con el propósito de que el laboratorio se convierta en delegado del Instituto Nacional de Metrología (INM). Recientemente Carlos Eduardo Porras Porras, director del INM estuvo en las instalaciones visitando Calaire y quedó gratamente sorprendido con el trabajo que realiza.

 

Porras aseguró que, “a través de las mediciones se pueden tomar decisiones. Cada vez más el tema ambiental es clave en el mundo de hoy, y precisamente lo que necesitamos es que los ciudadanos vivan y se desarrollen en un ambiente sano”.

 

El INM está próximo a sacar a consulta pública mediante un acto administrativo en el cual se fijarán los requisitos que deben cumplir los laboratorios para ser sus delegados. “El escogido representará al país ante la Oficina Internacional de Pesas y Medidas, máximo organismo de la metrología en el mundo”, recalcó Porras.

 

Al respecto Zapata dijo que, “esperamos ser laboratorio designado a finales de 2017 o inicios de 2018, sería una responsabilidad muy grande para la Institución”.