Escudo de la República de Colombia

Los recursos llegaron provenientes del Plan Global de Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia “Autonomía responsable y  excelencia cómo hábito 2016-2018”, el cual  fue aprobado mediante acuerdo 213 del 9 de diciembre de 2015 del Consejo Superior Universitario.

 

Equipos de laboratorio para docencia en programas de pregrado y posgrado y adecuación de salas TIC (equipos, software, simuladores) para docencia fueron el común denominador de la inversión que se le otorgó a cada Área Curricular y sus programas, exactamente 150 millones de pesos parar apoyar sus planes de mejoramiento, en homenaje a los 150 años de la universidad que se cumplen este 2017, el sesquicentenario de la Universidad Nacional de Colombia.

 

Según Ernesto Pérez González, Vicedecano de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, ese proyecto pretendía fortalecer a los programas de la Universidad Nacional de Colombia que cumplieran el requisito principal de estar acreditados o en proceso, en ese sentido, la Facultad obtuvo apoyo para 17 programas curriculares 11 de pregrado y 6 de posgrado.

 

Precisamente para confirmar las inversiones, el pasado lunes 5 y martes 6 de junio los Directores Nacionales de Programas de pregrado y Posgrado, coordinadores de este proyecto, visitaron la Facultad. Según el Vicedecano ambos se fueron muy satisfechos con los resultados encontrados, “fue un balance muy positivo, es notoria la transformación y el impacto que se está teniendo con los estudiantes tanto de pregrado como de posgrado”, expresó.

 

Al respecto, Luis Eduardo Gallego, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica y Director Nacional de Programas Curriculares de Pregrado aseguró, luego de la visita a la Facultad que es notorio el impacto de programas, “se observan las inversiones en equipos para los laboratorios que venían siendo una necesidad desde hace mucho tiempo para temas de docencia, sin duda es una estrategia exitosa”.

 

Agregó que esas inversiones fortalecen los ejes misionales de la Universidad Nacional de Colombia, formación, investigación y extensión y además permitirá la implementación de más proyectos y apalancar la puesta en marcha de más propuestas de investigación.

 

“La Vicerrectoría Académica de sus $55.000 millones de pesos destinó casi $27.000 millones a estos temas y lo que esperamos es que siga desarrollando este tipo de propuestas y que cada programa curricular vea reflejado en sus recursos algo de ese Plan de Desarrollo Global de la Universidad Nacional de Colombia. Esperamos que esa estrategia no se vaya a acortar en las próximas administraciones ya que de alguna manera acostumbramos, en buena manera, a que los programas curriculares tracen el futuro académico de las facultades”, aclaró Gallego.

 

Según Pérez González aún quedan unos programas de la Facultad por apoyar, con los que se espera que este año se termine ese proceso, específicamente en los programas de pregrado de Ingeniería Química, Ingeniería Geológica, Ingeniería de Minas y Metalurgia, Ingeniería Industrial, Ingeniería Administrativa, Ingeniería Civil, y de los posgrados la Maestría en Ingeniería – Geotecnia y la Maestría y el Doctorado en Ingeniería de Sistemas.

 

Mónica Aidé Vallejo Velásquez, profesora del Departamento de Energía Eléctrica y Automática y Coordinadora del Laboratorio de Electrónica y Control de la Facultad explicó que las inversiones ascienden a los 250 millones de pesos, y han permitido al laboratorio adquirir una mayor infraestructura, ampliar la cobertura y ofrecer un mejor servicio a los estudiantes. En la medida que se tengan equipos nuevos, de última generación, habrá mejores prestaciones a la hora de hacer sus prácticas.

 

Igualmente, Andrés Julián Saavedra Montes, Coordinador del Laboratorio de Máquinas y Medidas Eléctricas, adscrito al Departamento de Energía Eléctrica y Automática de la Facultad de Minas manifestó que la transformación del laboratorio se divide en tres fases; la primera es aumentar la seguridad, con el objetivo de que no hayan puntos vivos o puntos con energía eléctrica disponibles o accesibles a los estudiantes y que puedan generar algún accidente tanto en las personas como en los equipos.

 

El segundo fue integrar diferentes tecnologías por ejemplo un estudiante puedes estar sentado al frente de un computador y ver a través de diferentes software las variables de la máquinas en donde se puede programar formas de onda, cerrar lazos de control y realizar prácticas de sistemas de control. El tercero fue aumentar la cobertura y crear una señalización más fuerte que genere más confianza a todos los usuarios de los laboratorios.

 

Sergio Lopera Castro, Coordinador del Laboratorio de Yacimiento y Perforación de la Facultad, explicó que se hizo una inversión de unos equipos que se repotenciaron y otros equipos que mejoraron con un presupuesto inicial 400 millones de pesos, entre los recursos otorgados por la propuesta 150x150 y otros que llegan provenientes de proyectos con la industria.

 

Para el profesor Lopera Castro en un principio se va tener una capacidad mayor para sostener la investigación del Doctorado en Sistemas Energéticos, y más equipos que van a permitir evaluar perforación, y un recurso estimado a unos elementos muy didácticos de los cuales los estudiantes de pregrado van a poder manipular los equipos y aprender los principios básicos de la petrofísica de las rocas y de los flujos de perforación sobre los mismos.

 

Al año, entre proyectos de extensión y con la industria, se están ejecutando, según Lopera Castro entre 600 y 800 millones de pesos y en investigación entre 800 y 1.000 millones de pesos, lo que ha llevado a pensar al profesor en la posibilidad de crear un Centro de Innovación y Desarrollo de Hidrocarburos de la Universidad Nacional de Colombia.