Escudo de la República de Colombia

Este evento que se llevará a cabo entre el jueves 25 de mayo y viernes 26 de mayo, llega a su sexta versión y se ha consolidado como un espacio abierto de discusión libre sobre la industria.

Con la presencia de diferentes actores de la industria petrolera, estudiantes de pregrado en formación, de posgrado quienes presentarán sus temas de investigación con soluciones innovadoras reales, profesores, empresarios y dirigentes de la industria se desarrollará en la Facultad de Minas la VI Escuela de Verano, “Recobro Y Productividad: La Agenda Para Afrontar La Curva De Declinación de Hidrocarburos en Colombia”.

 

Para Sergio Lopera Castro, profesor adscrito al Departamento de Procesos y Energía y Coordinador del evento, este es un espacio que hace parte de la estrategia del fortalecimiento de las relaciones con la industria. “Estará enfocado en productividad de yacimientos, recobro productividad de hidrocarburos y se pretende analizar cómo  se ha enfrentado la crisis del sector, teniendo en cuenta que la industria llegó a representar el 30% de las exportaciones del país con unos ingresos de más 12 mil millones de dólares, además de lo que representa en impuestos y la generación de empleo”.

 

Para el profesor Colombia es un país que tiene recursos, pero no es petrolero, en ese sentido se debe pensar en la extracción, por ejemplo analizar qué soluciones tecnológicas se tienen que implementar para mantener la capacidad de producción de los yacimientos.

 

“Colombia es un país con una geología dominada por pequeños canales fluviales que tienen reservas medianas y pequeñas, y esos recursos están distribuidos en muchos yacimientos, por esa razón es necesario entrar a aplicar mucho recurso humano (conocimiento) y técnicas o tecnologías que mejoren el nivel de extracción de recursos, así como tratamientos que incrementen la producción de los pozos”, añadió Lopera Castro.

 

La VI Escuela de Verano estará divida en bloques temático, el primero será recobro mejorado donde se presentarán la agenda de la investigación en la universidad, allí la industria podrá conocer lo que está haciendo la universidad, e igualmente la facultad se entera de lo que necesita la industria.

 

Habrá otro espacio de Geomecánica a la propiedad de yacimientos, la transición energética los retos sociales y ambientales en Colombia, otro espacio para repensar la política de hidrocarburos en el contexto de un cambio climático y agotamiento de reservas; el análisis de reservas no convencionales,  además de ruedas de negocio informales y poster de estudiantes de pregrado y posgrado.

 

Entre los panelistas y expertos más destacados se encuentran,  Eider Niz Velásquez del ICP, Pedro Pereira de la Universidad de Calgary, Vladimir Alvarado de la Universidad de Wyoming, María Victoria Riaño presidente de Equion, Lilia Tatiana Roa coordinadora de Censat Agua Viva, Rafael Guzmán Vicepresidente Técnico Ecopetrol, Alberto García vicepresidente de división hidrocarburos Drummond.

 

Y uno de los espacios más llamativos de la VI Escuela de Verano será el Panel: “Situación Petrolera Balance y Perspectivas”, análisis de los retos económicos, sociales, ambientales, técnicos y relación con las comunidades de lo que es la industria petrolera, el cual se llevará a cabo mañana 25 de mayo a las 4 y 40 en el Aula Máxima Pedro Nel Gómez.

 

Allí se debatirá en torno a las vulnerabilidades del sector desde el punto de vista de las dificultades para hacer inversiones en el sector, pues el Consejo de Estado y la Corte Constitucional está restringiendo la actividad petrolera y minera. Y  se tratará de entender las razones por las que las comunidades están en contra de la actividad, pues las regalías no están quedando en esas comunidades.

 

Según algunos datos del Acipet, el año pasado se habrían ubicado muy cerca de 1.640 millones de barriles lo que representa una caída de más del 16% frente a las reservas del 2015. Igualmente el país tiene una autosuficiencia solo para un máximo de 6,5 años. Entre otras cifras preocupantes se encuentran que en lo corrido del año se han perforado alrededor de 10 pozos con un éxito de tres, lo que ha generado una pérdida de unos 45.000 empleos en el sector.