Escudo de la República de Colombia

El proyecto se gestó desde el curso Seminario Proyectos en Ingeniería de la Facultad de Minas de la U.N. Sede Medellín.

 

Los platos plásticos o elaborados con icopor se han convertido en una  de las mayores amenazas para el medio ambiente en el mundo. Esa fue la razón principal para que 9 estudiantes de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín creará un proyecto que pretende producir platos desechables biodegradables a partir de hojas de plátano.

 

Diana Camila Arroyave, estudiante de décimo semestre de Ingeniería Civil aseguró que las ideas ecológicas y de aprovechar la materia prima que se desecha es en la actualidad una oportunidad para contribuir a solucionar algunos problemas medio ambientales. De hecho, “aproximadamente el 50% del plástico producido en el mundo corresponde a productos desechables de un solo uso, y apenas el 10% de ese plástico se recicla. Actualmente Colombia es un país platanero y más de 13.8 toneladas de esa planta son desechadas, lo que representa un gran potencial para la ejecución de esta propuesta”.

 

Y es que los platos de icopor o desechables tardan entre 1.000 o 200.000 años en degradarse, ahora con esta innovación esa acción tardaría tan solo 28 días.  “El consumismo indiscriminado de las personas hace de los platos y elementos plásticos uno de los contaminantes más letales de nuestro planeta, por ejemplo 8 millones de toneladas de plástico se vierten al mar cada año, lo que demuestra la importancia de crear ideas que mitiguen ese impacto”, explicó María José Giraldo Jaramillo, estudiante de décimo de Ingeniería Eléctrica.

 

Santiago Carmona Giraldo, estudiante de Ingeniería Civil destacó el gran potencial de la propuesta teniendo en cuenta de actualmente hay un desaprovechamiento de los residuos del cultivo de plátano donde en Colombia hay más de 30.000 hectáreas y después de la primera cosecha se debe cortar la planta, en algunas ocasiones solo se logra aprovechar el 5% de esos cultivos.

 

El proceso para su elaboración inicia con la recolección de 3 mil hojas aproximadamente cada 15 días a las plantas plataneras de Amagá, luego se transportarían vía terrestre para comenzar la fabricación. “El primer paso es el lavado superficial en agua para retirar impurezas y animales de las hojas; luego se seleccionan las hojas que mejor calidad presenten, más tarde se le hace la remoción de las raquis y se procede al corte de las hojas”, manifestó Giraldo Jaramillo.

 

Luego se procede con el pegado de las hojas añadiendo una lámina intermedia de cartón biodegradable mediante la aplicación de almidón de yuca, para pasar al secado al horno, después  al prensado, secado y finalmente empacar el producto.

 

La inversión para iniciar el proyecto sería de 32 millones de pesos. Inicialmente se venderían los platos a restaurantes vegetarianos, establecimientos orgánicos o con conceptos ecológicos y en la entrada de los parques naturales.

 

“Esta propuesta sería una nueva forma de platos amigables con el medioambiente en nuestro país, lo que permitiría que todas las personas puedan tener una variedad cuando quieran usar platos desechables”, agregó Carmona Giraldo.

 

En países como India, Tailandia, Nepal y Malasia se elaboran platos similares de manera artesanal.