Escudo de la República de Colombia

Así lo concluyó una investigación denominada, “Plan de estacionamientos y parqueaderos de zonas críticas de Medellín”, dirigida por los profesores, Iván Sarmiento Ordosgoitia y Jorge Eliecer Córdoba Maquilón, adscritos al Departamento de Ingeniería Civil de la Facultad de Minas de la U.N. Sede Medellín.

 

Según el profesor Iván Sarmiento Ordosgoitia, adscrito al Departamento de Ingeniería Civil y director del Grupo de Investigación de Vías y Transporte el estudio se realizó para la Secretaría de Movilidad del Municipio de Medellín en el 2016. Se trató de un análisis al plan de estacionamiento y parqueo en zonas críticas de la ciudad donde se visualiza un déficit de parqueo, es decir en 4 comunas: Belén, Poblado, Centro y Laureles.

 

El objetivo principal fue determinar cuántas celdas de parqueo se requerían fuera de la vía; el número de vehículos que podrían disponer en las vías; así como analizar la posibilidad de construir parqueaderos nuevos y establecer más zonas de estacionamiento regulado, tanto para carros  como para motos.

 

El estudio entonces tuvo varias etapas, la primera consistió en hacer unas mediciones de oferta y demanda; la oferta tiene que ver con los inventarios de celdas en todas las comunas y la demanda con la medida de la ocupación que se tiene en la vía.

 

Luego se realizaron varios análisis específicos de modelación a cargo del profesor Jorge Eliecer Córdoba Maquilón donde se determinó la sensibilidad de los usuarios a la tarifa, es decir, cuánto estarían dispuestos a pagar y que pasaría en un escenario donde aumenten las tarifa de los parqueaderos, esto para determinar una reducción en la demanda. Para finalmente determinar una política, teniendo en cuenta aspectos, económicos, legales, técnicos y ordenar el tema del parqueo en esas comunas.

 

“Se estima más de 200 mil vehículos requieren parquear,  y se consideró que había un déficit de estacionamientos porque la gente que necesita pagar supera la capacidad de parqueaderos por lo que se ven en la necesidad de usar la calle. También está la cuestión de que a las personas no les gusta pagar y  prefieren dejarlo en la calle  aún con capacidad en los parqueaderos. No se puede decir que todas las zonas analizadas tenían déficit pero sí la mayoría”, explicó el profesor.

 

Entre las cifras que arrojó la investigación estuvo que de 700 mil  viajes de automóviles al día y 700 mil viajes de motos al día  en el año pasado,  214 mil autos y 188 mil motos viajan a las cuatro comunas del estudio. Casi el 50% a la Candelaria o el centro de la ciudad.

 

Existen zonas como la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) donde existen suficientes parqueaderos con 1.000 celdas, “allí no hay excusa para que la gente esté en la calle, las razones pueden ser pereza de descender al subterráneo y la lejanía del carro con lugar de destino. El poblado también cuenta con  centros comerciales como: Oviedo, Monterrey, El Éxito y no existe motivo para dejar el carro en la calle, aun con estacionamientos suficientes hay un déficit”, dijo el profesor.

 

En total el déficit en esas zonas es de 18.695 celdas de parqueo, 7.269 en el centro, 2.122 en Laureles, 7.138 en el Poblado y 2.166 en Belén. Las cifras del déficit proyectadas a 2030 serían de 44. 673 celdas, 16.252 en el centro, 5.499 en Laureles, 18. 094 en El Poblado y 4.828 en Belén. Asimismo la disposición a pagar de propietarios de vehículos particulares por horas y por comuna, luego del estudio, quedó así: en Belén, 4.558 pesos; en Laureles, 4.930; y en El Poblado, 2.616.

 

El estudio recomendó a la Secretaría de Movilidad que era necesario disponer de una aplicación móvil para informar a la gente sobre la cantidad de celdas disponibles, esto se realizaría con sensores y cámaras puestas en las calles y/o los diferentes parqueaderos. Con esa estrategia solo se necesitarían 6.857 celdas.

 

Igualmente fortalecer las Zonas de Estacionamiento Regulado (ZER) para reducir la congestión. “Para eso las calles deben ser lo suficientemente anchas, mínimo de 7 metros para que se parquear a un costado. Además, pusimos algunas limitaciones, por ejemplo, la prohibición de parquear en vías arterias, conectoras o con ciclovías”, explica el profesor.

 

Los parqueaderos subterráneos para el parque de El Poblado con capacidad de 300 celdas de parque por planta son otra propuesta que plantea respetar la arborización existente. La investigación es de gran importancia porque les permite a constructores saber dónde y cuánto invertir en estas soluciones. Las subterráneas, por ejemplo, pueden costar aproximadamente un billón de pesos.

 

Gracias al estudio “las personas empezarán a planificar mejor los viajes a esas zonas neurálgicas, pues no será recomendable llevar siempre sus carros particulares a sitios muy solicitados. Quizá saldrá más económico utilizar el Transporte Público”. 

 

Para el profesor Córdoba Maquilón, es fundamental predecir y conocer la dinámica en los diferentes aspectos de movilidad, planificar lo que va a pasar en un futuro cercano hace parte de que Medellín se convierta en una ciudad inteligente. "Este proyecto también intenta ayudar a resolver el problema de las congestiones, y de alguna manera, la reducción de la contaminación".

 

Uno de los aspectos que se encontró según Córdoba Maquilón es que en El Poblado hay menor disposición a pagar el parqueadero, más que en las otras zonas estudiadas, esto se debe a varias razones, sus habitantes tienen parqueadero en su casa y casi siempre en su destino, por ejemplo, sus oficinas. Además en ese sector hay centros comerciales gratuitos, por ende esa poca disposición se debe principalmente a que la gran mayoría de la gente que no tiene donde parquear y tendría que pagar, no son de esa zona, es decir son personas que tienen menos ingresos y que solo van a laborar.

 

Agregó que una posibilidad que no se ha contemplado y podría mitigar el problema, es construir celdas en zonas cercanas a las estaciones del Metro, por ejemplo en la  Estación Envigado o Sabaneta, “las personas podrían bajar desde las lomas y dejar el carro en esa celdas y moverse por la ciudad en transporte público masivo”.