Escudo de la República de Colombia

El proyecto se gestó desde el curso, “Fundamentos de Diseño” del programa de Ingeniería Mecánica,  dirigido por Nelson Vanegas Molina, profesor adscrito al Departamento de Ingeniería Mecánica. Su propósito era crear unas muletas que se adaptarán al peso, talla y necesidades particulares de 7 usuarios quienes se vieron beneficiados con esta iniciativa. En Colombia las muletas se venden a través de referencias genéricas que no responden a las necesidades particulares de cada usuario, por lo cual esta iniciativa mejoró notablemente la calidad de vida de los pacientes que participaron en el proyecto.

 

Las muletas que se convierten en ´pistola´

Juan Esteban Cardona López tiene 13 años de edad y vive en barrio Robledo Miramar, desde pequeño utiliza muletas debido a que su pierna derecha no se alcanzó a desarrollar completamente. Dentro del curso que realizaría el proyecto, “Fundamentos de Diseño” se debían conformar grupos de estudiantes de entre 4 y 5 estudiantes para elegir un beneficiario y comenzar con el proyecto.

 

Precisamente uno de los estudiantes de ese curso, es primo de Juan Esteban. Por esa razón, decidió elegirlo para el proyecto. En la primera conversación que el grupo de trabajo tuvo con Cardona López debían saber cuáles eran sus principales dificultades al momento de usar las muletas, a lo que el niño les contó varios aspectos: incomodidad del axilar y dolencias ocasionales en la espalda. Además agregó que se imaginaba unas muletas con luces, específicamente en el manilar y axilar, temática zombie o militar o de color negro.

 

Los estudiantes comenzaron a ocuparse en esas indicaciones y, luego de más de 3 meses de trabajo se desarrolló la versión que se le entregó a Cardona López. Según, Mario Antonio Medina, estudiante del curso, se creó una muleta con la altura óptima para que así desapareciera el dolor en el axilar, igualmente se personalizó con una temática zombie para generar identidad, y se adaptó unas almohadillas más acolchadas en el manilar y axilar para mayor ergonomía y comodidad.

 

Añadió que la muleta se convierte en bastón canadiense dado que en algún momento Cardona López debe recurrir a este. “La estructura se fabricó en aluminio para dar más resistencia y menor peso, y se optó por asemejar una arma según el deseo del paciente”.

 

Cardona López dijo, al ver las muletas, que son muy bonitas, agradables y cómodas. Igualmente agradeció a la Universidad Nacional de Colombia y la Facultad de Minas por esa labor tan bonita de mejorar la calidad de vida de personas con movilidad reducida.

 

Junto a Mario Antonio Medina, trabajaron en el proyecto, John Edison Morales, Diego Alejandro y Jhon Estiben Villa.

 

Las muletas manos libres

La vida de Pedro Luis Rojas López, trabajador independiente de 53 años de edad, no volverá a ser la misma. Ahora cuenta con una muleta manos libres que le mejorará la movilidad de su pierna derecha en un 100%, y donde además podrá descansar su ´muñón´ fácilmente pues hace algunos años le amputaron su mano izquierda.

 

Según Byron Fernando Rivas Delgado, integrante de grupo desarrollador de las muletas manos libres, este fue uno de los casos más difíciles porque Rojas López cada vez pedía más modificaciones para su muleta personalizada. Sin embargo las principales peticiones se centraron en un dispositivo más cómodo con axilares más acolchados que no dañen sus prendas de vestir, más posibilidades de ajustar el manilar al muñón y que el mismo no se le ensucie.

 

Luego de varios meses de trabajo se logró entregar una versión final a Don Pedro, quien se mostró muy feliz y manifestó que se ha sentido muy bien con su nueva muleta manos libres, “espero coger más equilibrio, agradezco a estos muchachos porque se preocuparon por mi bienestar, siento que he mejorado bastante y esperemos seguir así”.

 

De este proyecto también hicieron parte Julián Mosquera Castaño y David Russi Posada.

 

Las muletas minimalistas

Rodrigo de Jesús Ponce Ruiz usa muletas hace 33 años, pues una bala perdida lo impacto en la pierna derecha cuando se encontraba en el Departamento de la Guajira. Él asegura que si pudiera construir su muleta iniciaría por optimizar la ergonomía del manilar para reducir las molestias, tener un diseño más innovador, ser más liviana y de bajo costo, además de estar constituida por elementos comerciales que puedan ser intercambiados fácilmente.

 

Precisamente el grupo de trabajo conformado por David Cañas Suárez, Santiago Moreno, Santiago Sierra, laburaron más de 3 meses en esas indicaciones de Ponce Ruiz, para al final entregarle unas nuevas muletas como él las soñaba.

 

David Cañas Suárez, estudiante de octavo semestre de Ingeniería Mecánica explicó que el diseño es minimalista, “es un concepto que se basó principalmente en la reducción del peso y en la comodidad del paciente en el manilar”.

 

Al respecto Ponce Ruiz aseguró que su nueva muleta es única, y se siente muy feliz de mejorar su calidad de vida con las mismas.

 

La muleta más ergonómica

Alejandro Bustamante fue otra de las personas beneficiadas con este proyecto. Él tiene 51 años de edad y desde pequeño utiliza muletas. El diseño personalizado para mejorar su movilidad se centró en reducir el peso de cada muleta en un 40%, pasando de 1,5 kilogramos a 0,9 por muleta.

 

Horacio Carvalho, estudiante de noveno semestre de Ingeniería Mecánica e integrante del equipo que personalizó la muleta de Don Alejandro, explicó que otros de los aspectos que se mejoró fue  minimizar el esfuerzo en al área de manillar, lo cual se logró poniéndole un refuerzo a la muleta de un tubo de cobre, también se cambió el axilar y el manillar por uno tipo importado que son más ergonómicos y brindan mayor comodidad.

 

Los otros estudiantes que participaron en esta propuesta fueron José Daniel Granados Montoya y Juan Fernando Arrubla Gutiérrez.

 

Otras muletas tipo Bastón Canadiense

Johnny Daniel Torres Hurtado, soldado profesional, nunca olvidará el día 3 de junio del 2016 cuando se encontraba en un desplazamiento, a eso de las tres de la tarde se topó con una mina antipersona que lo hizo perder su extremidad inferior izquierda unos 15 centímetros debajo de la rodilla.

 

Torres Hurtado quien nació en Chocó y mide 1,91 metros, por lo que la muleta convencional le provoca fuertes dolores de espalda, él desea unas muletas que se puedan desarmar y mejorar su accesibilidad en medios de transporte, un manilar a la medida de su mano y menos rígido, además de más ergonómico para evitar ampollas. Otras de las sugerencias que hizo fueron unas muletas acordes con su estatura y una amortiguación para evitar el exceso de fuerza en la mano de apoyo.

 

Luego de varias conversaciones del grupo conformado por Juan Sebastián Giraldo, Juan Manuel Quintero, Daniel Ramírez Gaviria, trabajó incansablemente para entregarle el producto deseado a Torres Hurtado, una muleta tipo Bastón Canadiense que cumple a todas las percepciones del soldado.

 

Las muletas que amortiguan

Así como con este proyecto se pretendía impactar a la sociedad, pasar de la teoría a lo vivencial y solucionar problemas reales desde la ingeniería, también se buscó beneficiar a un estudiante de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, fue el caso de Andrés Felipe Gómez Acevedo, futuro zootecnista de la U.N.

 

Él tiene 21 años de edad y explicó que deseaba unas muletas más livianas, armables para poder utilizarlas en los medios de transporte, con más duración en los axilares y manilares, así como la creación de un mecanismo que amortigüe el impacto y la adecuación del color negro.

 

El grupo de trabajo, encabezado por Yesid David Rubiano Valencia, estudiante de Ingeniería Mecánica de octavo semestre manifestó que las muletas que se desarrollaron para Gómez Acevedo buscan plasmar su personalidad y cumplir con sus requerimientos, por ejemplo el sistema de amortiguación que disminuye el impacto al caminar pues las muletas nacionales y las importadas le representaban fuertes dolores en la axilas, desgaste de ropa e inconvenientes que reducen su calidad de vida.

 

“También se creó un sistema desarmable para la muleta, y se redujo el tamaño por la estatura de Andrés Felipe, además del peso, pasaron de 1.1 kilogramos a 800 gramos; igualmente, cuenta con un acabado más atrayente”, explicó.

 

Gómez Acevedo se mostró feliz y satisfecho por sus nuevas muletas, de hecho asemejó la sensación de tener nuevas muletas, a cuando una persona estrena zapatos, “llevaba más de 10 años con estas muletas, y ahora tener estás que son única me hace sentir muy feliz”.

 

Precisamente uno de los aspectos que más recalcó el beneficiado fueron los sistemas de amortiguación, esto debido a que permanentemente debe asistir a salidas de campo donde algunas suelos o zonas no son uniformes, lo que le dificultaba su movilidad, ahora con las diseñadas en este curso podrá caminar con más tranquilidad, flexibilidad y comodidad.

 

Las muletas que se convierten en bastón canadiense

 

Los creadores de esa propuesta durante la exposición final.

 

Juan David Gómez Ruiz tiene 34 años de edad y debido a un accidente de tránsito quedó con lesiones en la pierna izquierda, que le impide movilizarse adecuadamente. Por esa razón, otro grupo de estudiantes del curso “Fundamentos de Diseño” decidió contactarlo, atender sus necesidades y desarrollarle sus propias muletas.

 

El grupo de estudiantes identificó las siguientes necesidades en Gómez Ruiz, inconformidad con el axilar de las muletas, mejorar el agarre del manilar, deformidad del material con el paso del tiempo, portabilidad de las muletas, y la combinación de estabilidad y rigidez. 

 

Precisamente, se trabajó, según Vanessa Ruiz Gómez, en esas indicaciones durante 4 meses y se realizaron las modificaciones pertinentes, por ejemplo, se creó una muleta portable, para que pudiera ensamblarla y desensamblarla rápidamente, reducir el peso, aumentar su resistencia, generar una comodidad en los axilares y en el manilar.

 

Al final lo más bonito de este proceso según Ruiz Gómez, es ver la cara de satisfacción de Gómez Ruiz e impactar a la sociedad con innovación y trabajo hecho en las aulas. En esta propuesta participaron además de Vanessa Ruiz Gómez, Julián Mateo Ruiz Urrea, y Daniel Esteban, Riveros Nieto.

 

Al respecto de todo este proceso de creación de muletas, el profesor, Nelson Antonio Vanegas Molina, adscrito al Departamento de Ingeniería Mecánica dijo que los estudiantes de ese programa, por lo general, son inquietos, prácticos, con afinidad por carros, motos, barcos, aviones y bicicletas. “Un estudiante que desde  niño arma y desarma con frecuencia, y tiene un gran potencial, no solo deben diseñar y ya, sino que tiene que materializar sus propuestas, y este es un claro ejemplo de los proyectos que debe realizar la academia y en especial la ingeniería”.

 

Añadió que este proyecto tuvo un gran componente social enlazado con innovación y creatividad, dos conceptos fundamentales para el quehacer de la academia. El concepto de emprendimiento también jugó un papel determinante dado que algunos estudiantes están contemplando de crear empresa con este tipo de servicio personalizado.

 

Finalmente recalcó que todos los gastos de los productos creados fueron de los mismos estudiantes y aportes del profesor.