Escudo de la República de Colombia

Un proyecto creado por estudiantes pretende crear un sellante o cemento que, a base de nano-partículas de dióxido de titanio (TiO2), tenga la capacidad descontaminante en las fachadas de las residencias.

 

Reducir la contaminación ambiental y crear estrategias para que cada vez más haya una conciencia ambiental está entre los retos más trascendentales de todas las metrópolis del mundo, ejemplo de ello es la contingencia que vive actualmente Medellín, por esa razón 7 estudiantes de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín crearon una innovadora propuesta llamada DisConTio2 “Descontaminación con la aplicación de del dióxido de titanio (TiO2)”.

 

Carlos Alexander Restrepo Vasco, estudiante de Ingeniería Ambiental, explicó que la propuesta consiste en el desarrollo de un sellante que a partir de una resina, en la cual se le adicionan nano-partículas de TiO2, pueda adherirse a la superficie creando una película en la misma y logrando adquirir propiedades foto-catalíticas, es decir, realizar un proceso muy similar al de la fotosíntesis, el TiO2 utiliza la luz del sol y la humedad para convertirlos en óxidos de nitrógeno (NOx) en nitratos (N3), una mezcla de nitrógeno menos dañina para el medio ambiente.

 

“Es un proceso similar a la fotosíntesis, en la que una sustancia llamada fotocatalizador, activa un fuerte proceso de oxidación mediante la acción de la luz natural o artificial que provoca la transformación de sustancias orgánicas e inorgánicas nocivas en compuestos totalmente inofensivos”, explicó Restrepo Vasco.

 

Con las condiciones de contaminación que se están evidenciando en la actualidad del diario vivir de los habitantes del Valle de Aburrá deben buscarse nueva alternativas en la industria de la construcción que sean financieramente viables.

 

Harold Andrés Montoya Franco, estudiante de Ingeniería de Minas e integrante del grupo investigador expresó que la idea del proyecto es utilizar las propiedades del dióxido de titanio (TiO2) con las que se pueden absorber los contaminantes en las edificaciones y así ir disminuyendo la contaminación e ir limpiando el aire de la ciudad.

 

“El TiO2 acumularía material particulado del aire y la humedad por efecto de la lluvia, pues Medellín es una ciudad que se proyecta con diferentes obras urbanas, que con la aplicación del material foto-catalítico, serían potencialmente obras multipropósito que contribuirían no solo a la estética, sino a la salud de la población”, dijo Montoya Franco.

 

Uno de los propósitos enmarcados en el proyecto está el escalamiento de producción de nano-partículas de TiO2 con capacidad descontaminante a nivel industrial a partir de un proceso base de laboratorio.

 

Nicolás Prieto Moreno, estudiante de Ingeniería Geológica, afirmó que el producto tiene varias aplicaciones: recubrimiento de TiO2 en pavimentos, aplicación de un spray con propiedades foto-catalíticas que presentan propiedades de adhesividad con el soporte y de durabilidad para soportar el desgaste debido a las cargas de tráfico y a los fenómenos meteorológicos; recubrimiento para techos y fachadas de edificios descontaminantes y auto-limpiantes; además de Islas descontaminantes: o conocidas como islas foto-catalíticas las cuales consisten en una zona urbana donde todas las superficies, que han sido tratadas con esta tecnología: pavimentos, techos y fachadas, contribuyen a limpiar el aire.

 

En España la Asociación ibérica de la fotocatálisis (AIF) ha implementado este modelo en ciudades como Madrid y Barcelona, donde se ha determinado por laboratorio que contribuye a un 50% de disminución de estos gases contaminantes como el CO2 y  NO2,  y los gases con contenido de azufre.

 

Jesús David Amador Ramos, estudiante de Ingeniería de Minas manifestó  que como se propone producir Dióxido de Titanio con propiedades fotocatalíticas, se empleará un proceso basado en laboratorio el cual consiste en llevar la materia prima a una escala nanométrica, con el objetivo de obtener un material descontaminante y auto limpiante. Este proceso se pretende llevar a una escala industrial donde se produzcan 48 kg de TiO2 al día para producir 80 galones de sellantes con un precio aproximado de $800.000.

 

Entre los principales beneficios del proyecto se encuentra que el producto a desarrollar representa una propuesta de mejora en el campo de los materiales, e incursiona como un producto diferente de los pigmentos comerciales. Da valor agregado a líneas convencionales de sellantes o impermeabilizantes y además aprovecha energía limpia y renovable, la luz solar, para activar el efecto de interés, fotocatálisis.  Evita gastos en mantenimiento por limpieza de estructuras urbanas.