Escudo de la República de Colombia

Se trata de transformar la energía mecánica proveniente del flujo vehicular en centros comerciales en energía eléctrica mediante la implementación de placas piezoeléctricas.

 

Juan Manuel Giraldo Valencia, integrante del equipo creador de la propuesta, aseguró que  la demanda energética mundial cada vez aumenta vertiginosamente y las fuentes convencionales de energía (no renovables) se agotan lentamente. “Por esa razón es que surge esta propuesta innovadora de crear nuevas tecnologías para la generación de energía sostenible y renovable”.

 

El objetivo principal sería aprovechar las placas piezoeléctricas para generar energía  a partir del contacto con vehículos y utilizarla en iluminación y señalizaciones. El sistema  está diseñado para que la aplicación de las placas, con los dispositivos piezoeléctricos, estén acoplados o ceñidos a los reductores de velocidad ubicados en las entradas y salidas de los lugares de estacionamientos de los centros comerciales. De esa manera se podría llegar a reducir, en más de 7 millones de pesos anuales, las cuentas por pagar a las entidades que prestan el servicio.

 

Juliana Ospina Gallego, estudiante de Ingeniería de Química e integrante del equipo investigador, manifestó que el sistema funciona a partir  de un esfuerzo mecánico o viceversa, es decir se aplica cierta fuerza a la pieza, el material se dobla y se mueve y esa acción se traduce en energía, entonces la idea es que cuando los vehículos pasen por los separadores realicen el movimiento necesario para lograr dicho fin.

 

La energía se almacenaría y luego sería utilizada para suplir cierta cantidad de energía del mismo estacionamiento, por ejemplo las luces led con indicadores de disponibilidad de parqueo, pantallas con mensajes informativos y control de acceso a los parqueaderos, entre otros. “Este proyecto pensó en cómo implementar placas piezoeléctricas como para innovar en el uso de fuentes alternativas para la generación de energía en parqueaderos, los cuales requieren un bajo consumo de energía, siendo estas  fuentes menos contaminantes y además renovables”, detalló Ospina Gallego.

 

Según la indagación realizada por el equipo investigador, conformado por 8 estudiantes de la Facultad de Minas de la U.N. Sede Medellín, en Colombia se registran 460 centros comerciales de todos los tamaños, y se espera la apertura de aproximadamente 18 centros comerciales más. Además 211 centros comerciales contienen áreas mayores a los 5.000 metros cuadrados, de los cuales 20 pertenecen al área metropolitana.

 

“Por ejemplo datos arrojados por Efectimedios en 2012, una empresa dedicada a la comercialización de espacios publicitarios en Colombia el centro comercial Santa Fe tuvo un aproximado de 28.000 habitantes diarios para ese año, de igual forma el parque comercial el Tesoro fue visitado en un promedio diario de 25.000 personas, San Diego tuvo 13.000 personas y el Premium Plaza 9.300 visitantes al día”, expresó Simón Zuluaga, estudiante de Ingeniería de Petróleos.

 

De hecho el centro comercial Santa Fe cuenta con un aproximado de 3.000 lugares destinados para el aparcamiento, San Diego, 1.406; Oviedo Centro comercial, 1.500; el centro comercial Monterrey, 1.000; el Tesoro en su tercera etapa, 1.200; el Obelisco,  400; Puerta del Norte ubicado en el municipio de Bello, 1.500. Para Lucas González Benjumea, integrante del equipo esos indicadores son una muestra imprescindible para avanzar con el proyecto debido a que tendría un gran alcance.

 

Actualmente en Colombia y en la ciudad de Medellín no se tiene una empresa dedicada especialmente a la producción, distribución y fabricación de sistemas piezoeléctricos para la generación de energía eléctrica, sin embargo la empresa Treevolt instaló 120 metros de captores de energía en la calle 10A del barrio el Poblado  denominada la primera calle piezoeléctrica en Sudamérica.